30 de julio de 2017

Almas Gemelas


Cuando la vio caminar entre la lluvia que caía sobre el callejón, pensó que era una visión, un truco de su mente que le hacia evadirse de la realidad que le rodeaba.

Había salido a caminar para despejar su cabeza de la monotonía de su día. Era un callejón solitario. Edificios con muros de piedra gastados por el tiempo, la lluvia y el viento rodeaban el espacio. Aun cuando conocía esa ciudad como la palma de su mano, sentía que estaba en un lugar desconocido.

Cerró los ojos con la esperanza de que esa visión desaparecería y poder recuperar la cordura. Sin embargo al cerrar los ojos escuchó el sonido de los pasos que se dirigían a él.

Abrió los ojos y la vio venir con paso decidido, acercándose directamente hacia él. Era una mujer desconocida, de cabello negro y largo. Llevaba un vestido rojo que contrastaba contra su cabello. Por más que trató, no pudo ver su cara, pero algo le hacia sentir que la conocía…

Podía sentir el aroma de su perfume desde la distancia. Sus recuerdos se arremolinaban en un huracán de imágenes que se presentaba en su cabeza. Cerró los ojos nuevamente y sintió una caricia sobre su espalda. Conocía esas manos, sus recuerdos seguían alborotándose en un curiosa y agradable confusión.

Por más que intentaba salir de ese trance en el que estaba, la imagen de esa mujer lo jalaba como un vórtice descontrolado. Su pulso se aceleraba, no lo podía evitar. Sintió su boca cerca del cuello y un susurro casi imperceptible que le decía, fuimos y volveremos a ser, encuéntrame cuando sea el momento…

La lluvia se detuvo, las nubes dieron paso al sol del atardecer que dibujaba con su tonos rosa sobre ellas.

Abrió los ojos. Ya no había rastro de ella. Solamente un recuerdo grabado en el corazón y la esperanza de volverla a encontrar, tal vez en una siguiente vida.
ホセ

16 comentarios:

  1. Las almas afines se encuentran una y otra vez, están unidas por ese "algo" imperceptible pero poderoso, y basta poco para saber, para sentir, que no es un inicio sino un continuar un camino que se ha iniciado mucho tiempo atrás…

    Me encantó tu historia… besos de domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se encuentran sin saber el porque. Se reconocen de inmediato. Comulgan en todos los aspectos y por supuesto solo se separan para volver a encontrarse.

      Un placer recibirte en esta orilla Alma, un gran beso!

      Eliminar
  2. Qué bonitos recuerdos, sentirlos así de vivos y palpitantes como si estuvieran delante, viendo la imagen latente... sentida... desde las almas de las pupilas y el corazón.

    Besos y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que los recuerdos te hacen revivir. Sin embargo hay algunos recuerdos de los que tu no tienes conciencia y te sorprende cuando se gatillan y te hacen revivir...

      Besos María.

      Eliminar
  3. El deseo azmiclado con los sueños imperan en un equilibrio débil que nos proponen trampantojos de imaginación que solo se pueden entender cuando el tiempo o la vida misma acaba dejándolos a nuestro alcance, siempre hay un alma gemela encontrando su lugar, solo que nadie sabe cuando puede llegar, pero cuando llega la reconocemos.

    Me ha gustado la forma que le diste a esta pequeña pero a su vez gran historia, un relato que seguira volando en el tiempo esperando su final.


    Un abrazo José feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sueños y deseo, una mezcla con demasiados resultados, ninguno de ellos repetibles. Si a eso le sumamos la imaginación tal vez estamos más proclives a no dejar pasar nuestra alma gemela cuando se presente frente a nuestros ojos.

      Muchas gracias por tu mirada Agapxis, siempre me regalas un nuevo ángulo.

      Un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  4. Bellísima narración mi querido amigo. Las almas gemelas se sienten aún con la distancia y sin rostros. Es algo maravilloso. Un cordón que las une.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu huella Rosa de la Aurora. He leído tu comentario en G+. Que tengas una linda tarde.

      Besos.

      Eliminar
  5. Sé que así será... Que así es... Volvemos a encontrarnos a pesar de Los muchos años... Porque el alma está unida a otra Alma... Siempre.
    Es precioso tu relato... Esperanzador y lleno de magnetismo, amigo José.

    Mil besitos y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las almas se mantienen unidas aun cuando no están juntas. Siguen unidas aun cuando esperan pacientemente...

      Besos Ana!

      Eliminar
  6. Almas conectadas por un hilo invisible que las mantiene vinculadas más allá de tiempo y espacio…

    Qué hermosa historia, mi querido amigo… Leerte es elevar el alma más allá de lo terrenal…

    Bsoss enormes, y muy feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hilo, sentimiento, conexión astral. A veces tratamos de dar nombres a situaciones únicas con otra persona. Para mi el alma gemela es uno de esos conceptos en los que tratas de asemejar ese sentimiento.

      Un placer tenerte de regreso Ginebra.

      Muchos besos!

      Eliminar
  7. Hay hilos rojos que van más alla del ojo del hombre. Somos un espejo que sostiene el reflejo de nuestras emociones, incluso las sin nombre.

    Un abraz☆

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo dices muy bien AtHeNeA, son esas conexiones que van más allá de los cinco sentidos pero el sexto sentido si las identifica.

      Un gran abrazo!

      Eliminar
  8. Solo una palabra ( que es un sentimiento certero)

    Siempre ...


    Un beso Jose y buen mes de agosto !

    Tu texto es una caricia, una caricia que da calor ahí, donde anida el latido

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que lindo se siente tu comentario María, muchas gracias.

      Un gran beso!

      Eliminar

No importa lo que digas en tu comentario, nunca dejes de dejar una huella en tu camino...